Tag Archives: amor

Los demonios de la mente

Wow, regresé a mi blog 5 años después y encontré un draft con este título: Los demonios de la mente. 5 años y siguen aquí, presentes, constantes, castrantes.

Mi vida ha cambiado mucho. Nueva York me cambió muchísimo de forma y fondo, no necesariamente para bien. Las inseguridades crecieron al igual que los desapegos. El cuestionamiento de absolutamente todo que no tiene respuestas. Decidir una nueva vida. Y las ilusiones de ciertas cosas ahora en México, también se empezaron a desvanecer. Siempre se vuelve al punto inicial, a empezar de cero. A reinventarse. A crecer.

Regresé a mi vida corporativa, fascinante, demandante, estresante; con eso responsabilidades, decisiones, deadlines, regaños, angustia y muchas risas y aunque se ha mermado un poco mi capacidad de hacer amigos y siento que mis social skills son de una niña de 4 años, una vez que los encuentro no los suelto jamás. Como siempre sumamente afortunada de estar rodeada de grupos de amigos que son mi roca, me aceptan, me quieren, y ese cariño siempre es correspondido. De mi familia. Y a veces, cuando hay luz, de mi.

Los demonios. Ese será tema de otro día…

¿Discapacidad emocional o mecanismo de defensa?

Es ese sentimiento extraño en el que realmente te cuestionas si estás tratando de no sentir, de no ser lastimado o en un estado de letargo emocional.

A través de los años nuestros paradigmas adquiridos nos empujan a creer que mientras menos demostremos, menos nos van a lastimar. Que el demostrar sentimientos profundos puede ser considerado una debilidad.

Esto, personalmente me ha llevado a ser ajena a sentimientos y pensamientos importantes. A ignorar hechos y demostraciones para no crear lazos, para evitar apegos, con la creencia falsa de que así no voy a sentir. Incluso aislarme de gente pensando que eso va a evitar afinidades e intereses en común.

¿En qué momento debemos considerarnos discapacitados emocionales? Cuándo nosotros mismos creamos muros y barreras que orillan a la gente cercana a dejar ese espacio que de alguna manera estamos pidiendo a gritos. ¿Si es un mecanismo de defensa, por qué y a qué le tenemos miedo?

Es muy humano auto sabotearse, pero realmente pienso ¿es tan grande nuestro ego que nos vemos en la necesidad de hacer eso?

Como lo dice este blog, siempre busco respuestas a las preguntas más extrañas. Mi vida ha sido y será buscar esas respuestas. Mientras llegan, debo seguir luchando con mi diablo que rechaza y mi ángel que necesita.

Como bien dicen por ahí: para alguien siempre serás la persona adecuada. Y si lo encontramos ¿para qué luchar?

Sígueme en Twitter: @niuyorkina