¿El “sueño americano”?

Siempre hay dos versiones a una historia, lo que es y lo que la gente cree que es.

Empecemos desde el principio. Igual que en nuestro país, tomar la decisión de emigrar a Estados Unidos viene acompañada de oportunidades y circunstancias muy diferentes. A mi se me presentó la oportunidad de venir a Nueva York contratada por una gran empresa financiera. Tuve la fortuna de que me pagaran mudanza, me arreglaran papeles, me pusieran gente a buscar un departamento, gente que me ayudara a sacar el famoso Social Security number e identificación, gente que me hiciera mis impuestos y demás comodidades a las que es fácil acostumbrarse.

Desgraciadamente esos somos los menos, las condiciones en las que mis paisanos vienen a este país son sorprendentes, arriesgadas y peligrosas. Son sin duda, sujetos a mi admiración y respeto absolutos al arriesgar su vida, integridad, familia por venir a tratar de vivir ese famoso “sueño americano”.
Dejan a sus familias enteras, se meten en contenedores, pasan hambre, sed, frío, calor y todo eso con el riesgo de que los dejen abandonados en el desierto y mueran ahí, solos en silencio. Nunca nadie vuelve a saber que fue de ellos.

Una vez aquí, todos somos iguales, una raza discriminada, polémica y que siempre, siempre le demuestra a los gringos de que estamos hechos. He visto sin duda que la gente más trabajadora de éste país, son mis paisanos, les puedo decir que me ha sorprendido específicamente que tenemos grandes chefs, en todos los mejores restaurantes de la ciudad, que hemos desaprovechado y a quienes les hemos quitado la oportunidad de sobresalir en nuestro país. Muchos otros, hacen el trabajo sucio que nadie más quiere hacer, y pagan caro el precio, viviendo en departamentos de 2 recamaras con 10 personas más, trabajando jornadas largas y tediosas, pasando por la misma soledad que todos pasamos sin importar edad, estado civil, posición social o religión. Muchos no tienen voz, no tienen ni siquiera un número, son invisibles a los ojos de éste mundo.

Aunque estoy convencida de que el ruido constante y a veces molesto de Nueva York, son esas voces que salen del concreto y las paredes, son nuestros pensamientos y cariños que se quedan sin ser dichos en voz alta.

Viviendo fuera de mi país, se han magnificado ante mis ojos, las carencias sociales de mi México, y no me refiero a la pobreza, me refiero a los círculos y clases sociales más elevadas llenas de complejos, aspiracionales, con esa necesidad desenfrenada por encajar, de fingir que se es lo que no es, tener lo que no tienen. Compitiendo por ser vistas.

Aquí más que nunca aprecio a mis paisanos, sus comunidades, la manera de vivir y su optimismo ante la vida, cuando tienen lo mínimo. Aquí aprecio haber sido siempre una mujer privilegiada pero he aprendido a vivir mejor, con menos.

No he conocido el sueño americano, vivo al día, en una caja de zapatos, pero al menos me siento segura. Mis queridos paisanos viven con miedo. Nadie tiene porque vivir con miedo.

Nueva York me ha cambiado de forma y de fondo y sin lugar a dudas mi sueño infinito es tratar de ser una mejor persona, si eso es el “sueño americano”, lo cumplí.

Sígueme en Twitter: @niuyorkina

La depresión: mi enemiga silenciosa

Primero que nada, quiero aclarar que de ninguna manera soy psicóloga o psiquiatra ni escribo como alguien experto en la materia. Simplemente como alguien que vive el día a día con una enfermedad que llego sin anunciarse y nunca ha sido bienvenida.

Hace poco mi gran amiga Mónica me hizo una pregunta sencilla: ¿Cómo empezaste con esto? ¿Cuándo te diste cuenta?
La complejidad vino al tratar de responder eso. Podría inventar una fabulosa y emotiva historia que se remontara a mi infancia y adolescencia, pero considero eso un recurso barato. Siempre he sabido cual es la causa de mi enfermedad, y como poco a poco fue escalando hasta llegar a este punto.

El sólo hecho de reconocer ésta enfermedad ha sido un proceso largo. Siempre me he considerado una mujer sumamente fuerte, voluntariosa, ambiciosa, determinada, decidida, orgullosa, y enfrentarme a un estado mental en el cual yo no tengo el control no sólo ha sido difícil para mi, sino también para la gente a mi alrededor que se creó esa imagen de mi, a la que no me podía permitir decepcionar. Ahora pienso que está bien no siempre ser la fuerte, está bien bajar la guardia. No es una muestra de debilidad sino de humanidad.

La manifestación de mi enfermedad, cuando empecé a tocar fondo, fue física. Siempre he sido medio histérica, medio loca, medio desesperada, pero jamás había tenido miedo. Tenía una jefa nueva con la cual tenía una lucha de poder desde el día uno y eso, fue para mi, el detonante de un camino largo, pesado, estresante, que básicamente me estaba derrotando, lo cual iba muy en contra de mis principios y ética profesional. Evidentemente, personalmente, no lo podía permitir. Empecé a tener miedo a estar sola, a la obscuridad, a mis pesadillas, a la gente.

Después de días sin dormir, con pesadillas y una ansiedad que me paralizaba, un día me levanté y me di cuenta que prácticamente no podía ni caminar fue cuando pensé que algo estaba realmente mal. El primer reto fue conseguir un doctor en Nueva York que pudiera verme en ese momento, unas horas después, conseguí a uno y lo primero que me dijo al verme fue: you don’t look good at all.

Sabía que no me veía bien, no me sentía bien, no pensaba bien, no dormía bien, no comía bien y tampoco quería. Simplemente no tenía voluntad. La había perdido y no sabía cuando ni donde. Lo peor es que no la quieres recuperar y si quisieras, no sabes como. No estaba triste, no estaba nostálgica, no me la pasaba llorando, simplemente era un cuerpo inerte.

Es sumamente difícil aceptar que somos vulnerables y para mi lo más difícil ha sido sentir esa falta de control absoluto sobre mis pensamientos, mi cabeza. Esa desesperanza que se siente, ese hoyo negro, no se ve luz, ese dolor físico en el corazón. También ha sido muy difícil hablar de esto, la gente cree que la depresión es un estado de ánimo. Los consejos mas comunes: “Échale ganas”, “Ánimo”, “Tu eres muy fuerte”, opté por aislarme. La mayoría de la gente no estamos entrenados mentalmente para escuchar, sino para ser salvadores, dar opiniones y juzgar.

Una vez diagnosticada y aceptada la enfermedad, empieza el camino a la recuperación. Por un tiempo pensé que definitivamente era algo que yo podía controlar. Siempre le había tenido aversión a las pastillas, hasta que me di cuenta que peor no podía estar. Primero la aceptación, darse cuenta del problema y tratárselo. Como todo en la vida. Llevo poco tiempo con mi tratamiento, me falta mucho camino por recorrer. He tenido que tomar decisiones difíciles y definitivas, alejarme de lo tóxico, evitar gente que te drena la poca energía que tienes, pensar en el peor escenario y darme cuenta que el peor escenario es un escalón mas en la escalera de la vida. También me he encontrado nuevamente con toda la gente maravillosa que me rodea, aunque no siempre físicamente, y gracias a eso, me he dado cuenta de que no estamos solos en nuestro infierno.

Un día a la vez.

Sígueme en Twitter: @niuyorkina

¿Discapacidad emocional o mecanismo de defensa?

Es ese sentimiento extraño en el que realmente te cuestionas si estás tratando de no sentir, de no ser lastimado o en un estado de letargo emocional.

A través de los años nuestros paradigmas adquiridos nos empujan a creer que mientras menos demostremos, menos nos van a lastimar. Que el demostrar sentimientos profundos puede ser considerado una debilidad.

Esto, personalmente me ha llevado a ser ajena a sentimientos y pensamientos importantes. A ignorar hechos y demostraciones para no crear lazos, para evitar apegos, con la creencia falsa de que así no voy a sentir. Incluso aislarme de gente pensando que eso va a evitar afinidades e intereses en común.

¿En qué momento debemos considerarnos discapacitados emocionales? Cuándo nosotros mismos creamos muros y barreras que orillan a la gente cercana a dejar ese espacio que de alguna manera estamos pidiendo a gritos. ¿Si es un mecanismo de defensa, por qué y a qué le tenemos miedo?

Es muy humano auto sabotearse, pero realmente pienso ¿es tan grande nuestro ego que nos vemos en la necesidad de hacer eso?

Como lo dice este blog, siempre busco respuestas a las preguntas más extrañas. Mi vida ha sido y será buscar esas respuestas. Mientras llegan, debo seguir luchando con mi diablo que rechaza y mi ángel que necesita.

Como bien dicen por ahí: para alguien siempre serás la persona adecuada. Y si lo encontramos ¿para qué luchar?

Sígueme en Twitter: @niuyorkina

La glamorosa vida neoyorquina. Parte 1.

Contrario a la creencia popular, vivir en Nueva York es increíblemente ordinario. Nos levantamos muy temprano, dormimos poco y tomamos mucho. Tenemos una rutina como en cualquier otro lugar que a veces resulta tediosa y aburrida.

Vivir en una isla compuesta por 12 avenidas para cruzar de Este a Oeste en aproximadamente 35 minutos pero donde la densidad es de aproximadamente 10,000 habitantes por km2 puede ser abrumador.

La ciudad está compuesta por 5 “boroughs” o “delegaciones”: Manhattan, Brooklyn, Queens, Bronx y Staten Island. Cada uno de ellos muy diferente entre si aunque con la misma esencia.

Me gustaría que sepan que Times Square no es Nueva York, aunque es uno de los iconos de la ciudad y un símbolo mundial, hay un mundo afuera de eso que es mucho más atractivo, interesante y menos superficial. De hecho, no vamos a Times Square y los neoyorquinos tienen una muy conocida aversión a los turistas.

No usamos coche, el sistema de transporte público es sumamente eficiente y algo costoso comparado con otras ciudades, pero funciona 24 horas y nos lleva y trae a donde sea necesario. Contrario a algunos países donde utilizar metro es considerado para clases sociales menos privilegiadas, en Nueva York es una práctica común por CEOs, altos ejecutivos, actores, gente rica, gente pobre e incluso el alcalde de la ciudad que diario hace su recorrido en metro. Todos somos simplemente ciudadanos y todos vamos juntos en esos ríos de gente sin siquiera saber quien es quien.

Pero supongo que esto todos lo saben. La ciudad es también multicultural, compleja, hostil y se necesita una fortaleza extraordinaria para poder sobrevivirla por un tiempo prolongado.

No somos las mujeres de Sex and the City. En promedio un studio se renta en $2,000 dlls y un departamento de una recámara en $3,000 dlls. Una ida al súper a comprar 6 productos básicos son más de $50 dlls. Una cena para una persona con dos copas de vino son $80 dlls. Si hacemos cuentas, se vive al día, a menos que ya seas uno de los tantos millonarios que viven en la ciudad.

Vivimos 7 meses en el frío extremo y el resto del año, con calor húmedo en verano y algunos días adorables en primavera y otoño. Hay más de 180,000 establecimientos de comida y jamás te vas a quedar con hambre. Todo abre temprano y cierra tarde.

Caminamos sin ver a la gente, nadie se ve a los ojos. Salimos a comer y tomar solos y el 80% de la gente en los restaurantes está igual. No nos gusta quedarnos en casa, los neoyorquinos tenemos cierta claustrofobia, provocada tal vez por los espacios tan reducidos donde vivimos.

Todos paseamos por Central Park, que por si no sabían, es un parque fabricado, no natural, ahí nos encontramos todos con las mismas caras, tratando de encontrar alguna amable que nos sonría. Raramente se encuentra…

Dicen que el 50% de los adultos que viven en la ciudad vivimos solos, muchos de los demás viven con roomates a los que no saludan y pocos con familia. Hay pocos niños, se podría pensar que no es una ciudad “amigable” para los niños aunque si hay opciones para ellos.

Sólo que nos gusta lo práctico, caminar rápido, aunque no tengamos a donde llegar ni con quien. Nos vestimos bien aunque nadie nos vea. Volteas a ver a las mujeres no para criticar sino para admirar. Si compras alguna marca es para tu propia satisfacción, no para pertenecer. Somos invisibles.

Es difícil hacer amigos permanentes, poca gente se queda para siempre. Los que se quedan se van adaptando al entorno y entonces te encuentras con que tus amigos latinos también son fríos e individualistas. Aunque los paisanos, mis paisanos, son la gente más trabajadora del mundo, están en toda la ciudad y sus historias que me encanta conocer, son dignas de toda mi admiración y respeto. Si todos en México trabajáramos así, nuestra historia sería muy diferente.

Continuará…

Este es el título que usare para los posts relacionados a Nueva York. Historias, vivencias, recomendaciones, imágenes, etc.

No dejen de poner sus comentarios.

Sígueme en Twitter: @niuyorkina

20130225-152219.jpg

La soledad: ¿un estado físico o mental?

¿La soledad es un estado físico o mental?

Vivo en una de las ciudades más solitarias del mundo, donde salir a comer y tomar sólo es lo más natural y normal. La gente no juzga, de hecho eres invisible. Nadie conoce tus circunstancias, vivencias, problemas, carencias, triunfos, fracasos. Eres simplemente uno más.

Muchos podrían pensar que es el lugar ideal, una ciudad cosmopolita, excitante, emocionante, adictiva, divertida, donde es imposible aburrirse o sentirse sola al estar rodeado de una población flotante de más de 8 millones de personas.

Efectivamente, los clichés de cierta ciudad a veces nos ciegan a ver lo que en realidad se vive en un lugar como éste.

Sin querer desilusionarlos, Nueva York es una ciudad sumamente difícil, solitaria, cara, hostil, como siempre lo he dicho, es una ciudad bipolar, con la cual se tiene una relación amor-odio eterna. Desgastante.

Esta ciudad me ha traído logros y alcances que ni siquiera yo sabía que tenía, pero también me ha traído una desesperanza que a veces hasta cala los huesos.

Siempre pienso ¿cuál es el momento perfecto para regresar a mi país? ¿Para dejar atrás el que siempre fue mi sueño y ya cumplí? ¿Cuál es el momento ideal para anteponer la tranquilidad antes que la ambición?

Sin duda estoy sola más no solitaria. Soy muy afortunada de tener un gran grupo de amigos y una familia maravillosa. Mi elección hasta ahora ha sido vivir ésta vida aquí, llena de momentos desperdiciados pero también de retos y algunas satisfacciones.

Definitivamente la soledad es un estado físico y no mental. Aunque algunas noches de invierno y después de meses sin sentir calor, la soledad se convierte en un accesorio más. Es parte de nuestra vida.

No soy escritora ni pretendo serlo. Solo abrí este espacio donde les estaré platicando mis vivencias, desde las maravillas ocultas de Nueva York, hasta mi gran pasión que es la moda y lo difícil que es vivir con una enfermedad como la depresión clínica.

Todo esto mientras me saboreo un delicioso Rib Eye y una copa de vino, como Dios me trajo al mundo y como me va a llevar: sola.

Sígueme en Twitter: @niuyorkina

20130218-175801.jpg