La soledad: ¿un estado físico o mental?

¿La soledad es un estado físico o mental?

Vivo en una de las ciudades más solitarias del mundo, donde salir a comer y tomar sólo es lo más natural y normal. La gente no juzga, de hecho eres invisible. Nadie conoce tus circunstancias, vivencias, problemas, carencias, triunfos, fracasos. Eres simplemente uno más.

Muchos podrían pensar que es el lugar ideal, una ciudad cosmopolita, excitante, emocionante, adictiva, divertida, donde es imposible aburrirse o sentirse sola al estar rodeado de una población flotante de más de 8 millones de personas.

Efectivamente, los clichés de cierta ciudad a veces nos ciegan a ver lo que en realidad se vive en un lugar como éste.

Sin querer desilusionarlos, Nueva York es una ciudad sumamente difícil, solitaria, cara, hostil, como siempre lo he dicho, es una ciudad bipolar, con la cual se tiene una relación amor-odio eterna. Desgastante.

Esta ciudad me ha traído logros y alcances que ni siquiera yo sabía que tenía, pero también me ha traído una desesperanza que a veces hasta cala los huesos.

Siempre pienso ¿cuál es el momento perfecto para regresar a mi país? ¿Para dejar atrás el que siempre fue mi sueño y ya cumplí? ¿Cuál es el momento ideal para anteponer la tranquilidad antes que la ambición?

Sin duda estoy sola más no solitaria. Soy muy afortunada de tener un gran grupo de amigos y una familia maravillosa. Mi elección hasta ahora ha sido vivir ésta vida aquí, llena de momentos desperdiciados pero también de retos y algunas satisfacciones.

Definitivamente la soledad es un estado físico y no mental. Aunque algunas noches de invierno y después de meses sin sentir calor, la soledad se convierte en un accesorio más. Es parte de nuestra vida.

No soy escritora ni pretendo serlo. Solo abrí este espacio donde les estaré platicando mis vivencias, desde las maravillas ocultas de Nueva York, hasta mi gran pasión que es la moda y lo difícil que es vivir con una enfermedad como la depresión clínica.

Todo esto mientras me saboreo un delicioso Rib Eye y una copa de vino, como Dios me trajo al mundo y como me va a llevar: sola.

Sígueme en Twitter: @niuyorkina

20130218-175801.jpg

Advertisements