Category Archives: Loneliness

Decisiones

Desde niños se nos enseña a tomar decisiones, empezando por si queremos jugo o leche. Claro que las decisiones a esa edad son viscerales, no racionales. A veces quisiera que siempre pudieran ser así. Dejarnos llevar sólo por el corazón y no por la razón.

Una vez que crecemos las decisiones se convierten en una cosa de todos los días, las más difíciles sin duda son las que van a impactar positiva o negativamente el resto de nuestra vida. Estos últimos meses me he tenido que enfrentar a las decisiones hasta ahora más duras de mi vida. Literalmente me han costado sudor y lágrimas.

A veces podemos creer que algo es lo mejor, pero la única manera de saberlo es haciéndolo, siempre conscientes y responsables de las consecuencias que puedan traer.

He tenido que oír miles de consejos, que aunque sé que siempre son con la mejor intención, rara vez influyen en mis pensamientos. No hay nada como la intuición, el sentido común y el “sexto sentido”. Algunas personas carecen de estos elementos. No quisiera estar en sus zapatos.

¿Cómo saber si estamos haciendo lo correcto? ¿Hasta dónde nos debemos dejar guiar por el corazón pensante en vez de la mente sentimental?

Es la primera vez en años que regreso de viaje y no me fascina regresar a Nueva York. La hostilidad sigue siendo la característica número uno de esta ciudad y este país. Y todo por servir se acaba.

Regreso a enfrentarme con nuevos retos, viejas costumbres y grandes cariños. A un mundo no tan nuevo para mi, al “tercer mundo”, a la alegría, conformismo, mediocridad, buen humor y calor de los mexicanos. No han faltado los cuestionarios, la incredulidad y la sorpresa de muchos. Tampoco han faltado las “bienvenidas”. Todo parte de sentirnos jueces y parte de la vida de los demás. Todo se agradece. Los motivos son muchos, la balanza la he pesado cientos de veces. Nadie experimenta en cabeza ajena y al final, solo puedo vivir para y por mi.

Hace falta valor para dejar una vida taaan glamorosa como la vida neoyorquina. Hoy decido que es lo indicado.

Sígueme en Twitter: @niuyorkina

Advertisements

La depresión: mi enemiga silenciosa

Primero que nada, quiero aclarar que de ninguna manera soy psicóloga o psiquiatra ni escribo como alguien experto en la materia. Simplemente como alguien que vive el día a día con una enfermedad que llego sin anunciarse y nunca ha sido bienvenida.

Hace poco mi gran amiga Mónica me hizo una pregunta sencilla: ¿Cómo empezaste con esto? ¿Cuándo te diste cuenta?
La complejidad vino al tratar de responder eso. Podría inventar una fabulosa y emotiva historia que se remontara a mi infancia y adolescencia, pero considero eso un recurso barato. Siempre he sabido cual es la causa de mi enfermedad, y como poco a poco fue escalando hasta llegar a este punto.

El sólo hecho de reconocer ésta enfermedad ha sido un proceso largo. Siempre me he considerado una mujer sumamente fuerte, voluntariosa, ambiciosa, determinada, decidida, orgullosa, y enfrentarme a un estado mental en el cual yo no tengo el control no sólo ha sido difícil para mi, sino también para la gente a mi alrededor que se creó esa imagen de mi, a la que no me podía permitir decepcionar. Ahora pienso que está bien no siempre ser la fuerte, está bien bajar la guardia. No es una muestra de debilidad sino de humanidad.

La manifestación de mi enfermedad, cuando empecé a tocar fondo, fue física. Siempre he sido medio histérica, medio loca, medio desesperada, pero jamás había tenido miedo. Tenía una jefa nueva con la cual tenía una lucha de poder desde el día uno y eso, fue para mi, el detonante de un camino largo, pesado, estresante, que básicamente me estaba derrotando, lo cual iba muy en contra de mis principios y ética profesional. Evidentemente, personalmente, no lo podía permitir. Empecé a tener miedo a estar sola, a la obscuridad, a mis pesadillas, a la gente.

Después de días sin dormir, con pesadillas y una ansiedad que me paralizaba, un día me levanté y me di cuenta que prácticamente no podía ni caminar fue cuando pensé que algo estaba realmente mal. El primer reto fue conseguir un doctor en Nueva York que pudiera verme en ese momento, unas horas después, conseguí a uno y lo primero que me dijo al verme fue: you don’t look good at all.

Sabía que no me veía bien, no me sentía bien, no pensaba bien, no dormía bien, no comía bien y tampoco quería. Simplemente no tenía voluntad. La había perdido y no sabía cuando ni donde. Lo peor es que no la quieres recuperar y si quisieras, no sabes como. No estaba triste, no estaba nostálgica, no me la pasaba llorando, simplemente era un cuerpo inerte.

Es sumamente difícil aceptar que somos vulnerables y para mi lo más difícil ha sido sentir esa falta de control absoluto sobre mis pensamientos, mi cabeza. Esa desesperanza que se siente, ese hoyo negro, no se ve luz, ese dolor físico en el corazón. También ha sido muy difícil hablar de esto, la gente cree que la depresión es un estado de ánimo. Los consejos mas comunes: “Échale ganas”, “Ánimo”, “Tu eres muy fuerte”, opté por aislarme. La mayoría de la gente no estamos entrenados mentalmente para escuchar, sino para ser salvadores, dar opiniones y juzgar.

Una vez diagnosticada y aceptada la enfermedad, empieza el camino a la recuperación. Por un tiempo pensé que definitivamente era algo que yo podía controlar. Siempre le había tenido aversión a las pastillas, hasta que me di cuenta que peor no podía estar. Primero la aceptación, darse cuenta del problema y tratárselo. Como todo en la vida. Llevo poco tiempo con mi tratamiento, me falta mucho camino por recorrer. He tenido que tomar decisiones difíciles y definitivas, alejarme de lo tóxico, evitar gente que te drena la poca energía que tienes, pensar en el peor escenario y darme cuenta que el peor escenario es un escalón mas en la escalera de la vida. También me he encontrado nuevamente con toda la gente maravillosa que me rodea, aunque no siempre físicamente, y gracias a eso, me he dado cuenta de que no estamos solos en nuestro infierno.

Un día a la vez.

Sígueme en Twitter: @niuyorkina

La soledad: ¿un estado físico o mental?

¿La soledad es un estado físico o mental?

Vivo en una de las ciudades más solitarias del mundo, donde salir a comer y tomar sólo es lo más natural y normal. La gente no juzga, de hecho eres invisible. Nadie conoce tus circunstancias, vivencias, problemas, carencias, triunfos, fracasos. Eres simplemente uno más.

Muchos podrían pensar que es el lugar ideal, una ciudad cosmopolita, excitante, emocionante, adictiva, divertida, donde es imposible aburrirse o sentirse sola al estar rodeado de una población flotante de más de 8 millones de personas.

Efectivamente, los clichés de cierta ciudad a veces nos ciegan a ver lo que en realidad se vive en un lugar como éste.

Sin querer desilusionarlos, Nueva York es una ciudad sumamente difícil, solitaria, cara, hostil, como siempre lo he dicho, es una ciudad bipolar, con la cual se tiene una relación amor-odio eterna. Desgastante.

Esta ciudad me ha traído logros y alcances que ni siquiera yo sabía que tenía, pero también me ha traído una desesperanza que a veces hasta cala los huesos.

Siempre pienso ¿cuál es el momento perfecto para regresar a mi país? ¿Para dejar atrás el que siempre fue mi sueño y ya cumplí? ¿Cuál es el momento ideal para anteponer la tranquilidad antes que la ambición?

Sin duda estoy sola más no solitaria. Soy muy afortunada de tener un gran grupo de amigos y una familia maravillosa. Mi elección hasta ahora ha sido vivir ésta vida aquí, llena de momentos desperdiciados pero también de retos y algunas satisfacciones.

Definitivamente la soledad es un estado físico y no mental. Aunque algunas noches de invierno y después de meses sin sentir calor, la soledad se convierte en un accesorio más. Es parte de nuestra vida.

No soy escritora ni pretendo serlo. Solo abrí este espacio donde les estaré platicando mis vivencias, desde las maravillas ocultas de Nueva York, hasta mi gran pasión que es la moda y lo difícil que es vivir con una enfermedad como la depresión clínica.

Todo esto mientras me saboreo un delicioso Rib Eye y una copa de vino, como Dios me trajo al mundo y como me va a llevar: sola.

Sígueme en Twitter: @niuyorkina

20130218-175801.jpg