La glamorosa vida neoyorquina. Parte 1.

Contrario a la creencia popular, vivir en Nueva York es increíblemente ordinario. Nos levantamos muy temprano, dormimos poco y tomamos mucho. Tenemos una rutina como en cualquier otro lugar que a veces resulta tediosa y aburrida.

Vivir en una isla compuesta por 12 avenidas para cruzar de Este a Oeste en aproximadamente 35 minutos pero donde la densidad es de aproximadamente 10,000 habitantes por km2 puede ser abrumador.

La ciudad está compuesta por 5 “boroughs” o “delegaciones”: Manhattan, Brooklyn, Queens, Bronx y Staten Island. Cada uno de ellos muy diferente entre si aunque con la misma esencia.

Me gustaría que sepan que Times Square no es Nueva York, aunque es uno de los iconos de la ciudad y un símbolo mundial, hay un mundo afuera de eso que es mucho más atractivo, interesante y menos superficial. De hecho, no vamos a Times Square y los neoyorquinos tienen una muy conocida aversión a los turistas.

No usamos coche, el sistema de transporte público es sumamente eficiente y algo costoso comparado con otras ciudades, pero funciona 24 horas y nos lleva y trae a donde sea necesario. Contrario a algunos países donde utilizar metro es considerado para clases sociales menos privilegiadas, en Nueva York es una práctica común por CEOs, altos ejecutivos, actores, gente rica, gente pobre e incluso el alcalde de la ciudad que diario hace su recorrido en metro. Todos somos simplemente ciudadanos y todos vamos juntos en esos ríos de gente sin siquiera saber quien es quien.

Pero supongo que esto todos lo saben. La ciudad es también multicultural, compleja, hostil y se necesita una fortaleza extraordinaria para poder sobrevivirla por un tiempo prolongado.

No somos las mujeres de Sex and the City. En promedio un studio se renta en $2,000 dlls y un departamento de una recámara en $3,000 dlls. Una ida al súper a comprar 6 productos básicos son más de $50 dlls. Una cena para una persona con dos copas de vino son $80 dlls. Si hacemos cuentas, se vive al día, a menos que ya seas uno de los tantos millonarios que viven en la ciudad.

Vivimos 7 meses en el frío extremo y el resto del año, con calor húmedo en verano y algunos días adorables en primavera y otoño. Hay más de 180,000 establecimientos de comida y jamás te vas a quedar con hambre. Todo abre temprano y cierra tarde.

Caminamos sin ver a la gente, nadie se ve a los ojos. Salimos a comer y tomar solos y el 80% de la gente en los restaurantes está igual. No nos gusta quedarnos en casa, los neoyorquinos tenemos cierta claustrofobia, provocada tal vez por los espacios tan reducidos donde vivimos.

Todos paseamos por Central Park, que por si no sabían, es un parque fabricado, no natural, ahí nos encontramos todos con las mismas caras, tratando de encontrar alguna amable que nos sonría. Raramente se encuentra…

Dicen que el 50% de los adultos que viven en la ciudad vivimos solos, muchos de los demás viven con roomates a los que no saludan y pocos con familia. Hay pocos niños, se podría pensar que no es una ciudad “amigable” para los niños aunque si hay opciones para ellos.

Sólo que nos gusta lo práctico, caminar rápido, aunque no tengamos a donde llegar ni con quien. Nos vestimos bien aunque nadie nos vea. Volteas a ver a las mujeres no para criticar sino para admirar. Si compras alguna marca es para tu propia satisfacción, no para pertenecer. Somos invisibles.

Es difícil hacer amigos permanentes, poca gente se queda para siempre. Los que se quedan se van adaptando al entorno y entonces te encuentras con que tus amigos latinos también son fríos e individualistas. Aunque los paisanos, mis paisanos, son la gente más trabajadora del mundo, están en toda la ciudad y sus historias que me encanta conocer, son dignas de toda mi admiración y respeto. Si todos en México trabajáramos así, nuestra historia sería muy diferente.

Continuará…

Este es el título que usare para los posts relacionados a Nueva York. Historias, vivencias, recomendaciones, imágenes, etc.

No dejen de poner sus comentarios.

Sígueme en Twitter: @niuyorkina

20130225-152219.jpg

8 thoughts on “La glamorosa vida neoyorquina. Parte 1.

  1. mocigat

    me gusto!!! cierto asi es NY….. demasiado fria…(la gente) demasiado frivola…..si acaso los cordiales son los turistas… pero es NY!

    Reply
  2. Cesar

    Creo que hay de todo, pero las grandes ciudades suelen estar despersonalizadas…he estado en Nueva York varias ocasiones y si, asi es como lo describes. Vivo en Chicago y aqui la gente es mas amable, ma’s dispuesta al contacto visual y a la charla. La vida en Chicago no es tan ordinaria a pesar de no tener fama de glamorosa.

    Reply
  3. Luis Ache Martínez

    Que buena descripción de Nueva York, nunca conoces realmenta una cuidad hasta que caminas sus calles, hasta que miras lo que le produce pudor, hasta que tu voz se pierde en sus sonidos; mi papá me dijo una vez: Cuando entiendas lo que dice el cabrón conductor del tren (Ese que anunciaba y que en algunas líneas como la R lo sigue haciendo, la siguiente estación) podrás considerarte habitante de esta cuidad. Pareciera que es un fenómeno de todas las grandes ciudades, pero la “Descromatización” de la individualidad, eso que (A mi parecer) nos convirtió poco a poco en un galimatías neurótico, estruendoso, dueño de una alegría seca, sutilmente pasajera, dueña de todo, ausente de todo, solo sucede en Nueva York.

    Reply

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s